jueves, 30 de noviembre de 2017

AGUA MICELAR SO BIO ETIC MON LAIT D'AINESSE

Buenos días a todas!! Hoy os traigo una review de una leche micelar que he estaod probando estos meses. La marca So Bio Etic tiene cosas muy interesantes, una filosofía que me gusta y buenos ingredientes. De hecho la trabajamos en nuestro centro de belleza porque íbamos buscando una marca acorde con nuestra filosofía natural pero que trabajase otras texturas, no sólo el aceite, y así llegamos a esta. Ofrece cosmética orgánica y ecológica, sin parabenes, derivados del petróleo, siliconas ni perfumes sintéticos, y basados en el poder de las plantas. Os iré hablando de sus productos, pero hoy os muestro este agua micelar, que fue mi primer contacto. Es un bote enorme, de 500 ml., que dura bastante y con un precio muy muy asequible (ronda los 11€).  Para mí el agua micelar es un imprescindible, ya que me la paso por los ojos para quitar lo más gordo del maquillaje antes de empezar con la doble limpieza. Además, algunas mañanas (pocas, pero algunas) que me puede la pereza, en lugar de lavarme con mi jabón me paso un algodón empapado de agua micelar.

La foto la he sacado de la página de la marca porque no hice ninguna y ya se me ha terminado, sorry.

Este en concreto me llamó la atención por el añadido de leche de burra, que me pareció un aporte muy interesante al producto. En cuanto a los ingredientes, son los siguientes:

Ingredientes: Aqua (Water), Anthemis Nobilis Flower Water*, Glycerin, Olus Oil, Donkey Milk, Lauryl Glucoside, Polyglyceryl-2-Dipolyhydroxystearate, Sodium Levulinate, Benzyl Alcohol, Sodium Cocoyl Glutamate, Hexyldecanol, Hexyldecyl Laurate, Parfum (Fragrance), Sodium Benzoate, Dicaprylyl Carbonate, Glyceryl Oleate, Sodium Chloride, Sodium Hydroxide, Lacc Acid, Linalool, Benzyl Salicylate.
* ingredientes procedentes de la agricultura ecológica.


Como véis, el ingrediente principal es el agua, seguido del hidrolato de una especie de manzanilla, glicerina, aceite de oliva y leche de burra, seguidos ya de tensioactivos que ofrecen el poder limpiador, conservantes etc, en su gran mayoría de origen vegetal.

A mí me gusta la sensación que deja en la piel, es agradable, y suave, no pica en los ojos y se lleva bien el maquillaje, aunque no lo recomiendo como limpieza única porque considero que en general las aguas micelares se quedan cortas en este terreno.

¿Lo habéis probado? ¿Conocíais esta marca?



martes, 14 de noviembre de 2017

BUCEANDO EN TULAMBEN, BALI

Hola a todos! ¿Qué tal se presenta la semana? Algunos de vosotros sabéis que desde hace unos meses me he aficionado al submarinismo, me saqué el título de una estrella y he hecho varias inmersiones desde entonces. Teniendo en cuenta que el mar me da pánico, es algo bastante curioso la paz que siento ahí abajo.
El caso es que todo ésto comenzó en Bali, en una zona llamada Tulambén, donde descubrí que había un pecio de la segunda guerra mundial, americano, hundido por los japoneses, que ponían muy bien porque estaba muy cerca de la costa, a poca profundidad y lleno de vida marina. Me puse en contacto con una chica española que tenía un centro de buceo allí y quedamos para una de las mañanas que estábamos en la isla.
Cuando haces un bautismo, en teoría tienen que darte unas horas de formación teórica, unos ejercicios prácticos y luego ya las inmersiones. Sin embargo, en el sudeste asiático todo es un poco más difuso, y tras una charla informativa y unos ejercicios en la orilla hicimos la primera inmersión. La parte buena es que como no sabes nada no tienes miedo. La parte mala, que como no sabes apenas nada si hay cualquier problema tienes que confiar que el instructor esté pendiente de tí y lo solucione ahí abajo.


Bueno, el caso es que no hubo problema alguno y verme bajo el agua fue una de las cosas más increíbles que me han pasado. La paz, los colores, la sensación de ingravidez, el sonido de tu respiración...Fue lo más parecido que puedo imaginar a estar en otro planeta, y salí de allí con un subidón tremendo y unas ganas tremendas de volverme a meter.



En la segunda inmersión incluso nos metimos por dentro del barco, en las partes más anchas, y me terminé de enamorar del buceo.






Hacer el curso ha sido un antes y un después, la formación teórica dura días y tienes que hacer un examen. Las prácticas en piscina son también varios días, y después en un fin de semana en mar se hacen otras cuatro inmersiones, de forma que te hace sentir confiado y capaz de reaccionar ante un eventual problema. Aprendes a controlar la flotabilidad con la propia respiración y a no parecer un pato mareado (o una foca borracha) ahí debajo. Aprendes cómo compartir aire con los compañeros y cómo actuar si eres tú el que se queda sin aire, así como a revisar tú mismo tu propio equipo y asegurarte de que está todo en orden.







Nuestra cámara era muy mala y hay pocas imágenes que merezcan la pena, así que me he tomado y la libertad de buscar en la red un par de imágenes del barco para que os hagáis una idea de lo chulo que es.

 http://balisuntours.com/package/tulamben-scuba-dives/

http://daimarsadventures.blogspot.com.es/2012/10/uss-liberty-usat-liberty-shipwreck.html

sábado, 11 de noviembre de 2017

OUTFIT EN LA CIUDAD ETERNA

Hace unas semanas tuve unos días de vacaciones y nos fuimos a Roma, a la que siempre es un placer volver, y a Nápoles, que no conocía y me conquistó, a pesar de que estuvimos poco tiempo ya que nuestro objetivo en la zona era visitar las ruinas de Pompeya y Herculano. Cuando viajo, lo primordial es ir cómoda. Nunca me veréis de turismo con taconazos, pero también me gusta ir mona, una cosa no está reñida con la otra y al fin y al cabo las fotos las vas a estar viendo muchos años, no es plan de ir hecha un trapo ;). Así que tiro mucho de vestiditos con deportivas porque unen los dos requisitos. En este caso, os quiero mostrar un outfit muy sencillo pero resultón, que Italia es mucha Italia y una no puede ir hecha un cuadro jaja! Espero que os guste.








Para recorrer una ciudad durante todo el día hace falta una buena mochila, donde quepa agua, las guías de viaje, un pañuelo o chaqueta por si bajan las temperaturas,algo de picar, cargador portátil para el móvil y otras mil cosas que van haciendo falta. Para eso, nada mejor que esta preciosa mochila de Mr. Wonderful súper cómoda y cuqui, que se va a hacer imprescindible en todos mis viajes. Además viene genial para llevar todo lo que puedes necesitar en los aviones, como un pequeño neceser, la documentación, tablet, libro...tiene una capacidad increíble!

El vestido es de algodón orgánico de H&M, es fresco y muy, muy cómodo. Es de tirantes y ya no apetece, pero si lo llego a descubrir antes lo hubiera comprado en varios colores, se ha convertido en todo un básico para mí.

La camisa tejana es de Stradivarius, tiene ya años pero es un valor seguro para los viajes, porque lo mismo vale de chaqueta como en esta ocasión que de camisa a la que superponer un jersey si hace frío.

Las deportivas blancas son de Deichmann, y que os voy a contar que no sepáis ya sobre las deportivas blancas. Son un básico total para cualquier cosa, vestidos, vaqueros y ropa de cualquier tipo. Pegan con todo y son imprescindibles en los viajes.

Feliz fin de semana a todos!!

domingo, 5 de noviembre de 2017

SPRAY ACLARANTE GO BLONDER JOHN FRIEDA

Buenos días a todas y feliz domingo! Hoy os vengo a hablar del Spray aclarante Sheer Blonde Go Blonder de la marca John Frieda. Muchas ya sabéis que llevaba años tiñéndome de cobrizo, pero hace como medio año me harté de tener que estar siempre pendiente de la peluquería y de perder ese precioso tono cobrizo en apenas dos semanas, así que me apliqué un tinte similar al mío (más oscuro, con idea de que al aclararse con el sol y los lavados se mimetizara con mi tono y no hubiera efecto raíz) y quedé muy contenta con el resultado. Además, el pelo claro en verano con el sol toma uno reflejos preciosos y parece que acabas de salir de California.

Peeero el Verano se acaba, llega el Otoño, ese tono luminoso desaparece y el cabello se ve más apagado y menos dorado.  Así que, en busca de algo que mantuviera los reflejos del sol en mi pelo, descubrí esta marca. Supongo que muchas de vosotras ya la conoceréis, pero para mí era una absoluta desconocida. John Frieda tiene una línea entera dedicada a las rubias, Sheer Blonde, y dentro de esta, una más específica aclarante, Go Blonder. Tiene diversos productos: Champú, acondicionador, spray, tratamiento de un solo uso...Esto es lo que a mí me interesaba, mantener en invierno el toque de sol del verano sin pasar por la pelu, así que esa era mi gama. Sin embargo, leí que el champú reseca bastante el pelo, y ahora estoy contenta con mis champús de Giovanni y no quería cambiar, así que tras mucho investigar me decanté por el spray Go Blonder.



Según opiniones de Internet, no da ese tonillo naranja que otros sprays para rubias aportan al cabello, así que es perfecto para mí. Se puede usar tanto en pelo teñido como natural, pero tienen que ser tonos claros para que el efecto sea perceptible y natural. El número de aplicaciones para obtener los resultados deseados puede variar, pero si te tiñes el pelo, recomiendan no hacerlo más de diez veces entre coloraciones. Yo creo que eso es mucho, mi idea es aplicarlo un par de veces o tres hasta conseguir lo que busco y luego dármelo una vez al mes o algo así para mantenerlo todo el invierno, hasta que vuelva a salir el sol.

 Su efectividad viene dada por la manzanilla, los cítricos y el peróxido de hidrógeno, así que ojo porque si se abusa puede resecar el pelo. Yo suelo darme una vez a la semana aceite de coco en medios y puntas, me hago un moño y a dormir. Al día siguiente me lavo el pelo y me queda suave y suelto, así que no creo que tenga ese problema con las pocas veces que llevo idea de usarlo. No obstante, aviso.

La forma de uso es sencilla. Tras lavar el pelo, con éste húmedo, se aplica el spray por donde se quiera conseguir el efecto: Puede ser todo el pelo, sólo las raíces o bien en mechones concretos para conseguir mechas. Se activa con el calor, así que como mínimo, hay que secarse el pelo con secador, y mejor aún pasarse la plancha o las tenacillas. Y listo, hasta la siguiente vez.

¿Mi experiencia? Sólo lo he usado una vez. Con el pelo mojado tras lavármelo, lo he dividido en tres partes y he ido aplicando el spray por raíces y medios. Como las puntas las tengo muy claras ahí no he echado, pero quiero decir que no he prestado mucha atención, si ha caído ha caído. Imagino que si busco un efecto como el del sol en mi pelo es bueno no hacerlo perfecto. Luego he secado con el secador. No uso nunca las planchas y no tengo pensado hacerlo tampoco ahora, igual pruebo algún día a ver si es verdad que el efecto se nota más, pero creo que con el secador es suficiente. Es cierto que he notado el pelo ligeramente más dorado y luminoso, aunque puede ser sugestión, con una aplicación veo difícil obtener resultados. No está nada seco. Iré actualizando la entrada según lo vaya usando.



Lo he comprado en Clarel por 12'99€, y sé que se vende también en la parafarmacia del Corte Ingles, además de en Amazon y perfumerías On line. Una búsqueda rápida en Google y encontraréis el punto de venta más cercano.

Y vosotras ¿Lo conocíais? ¿Lo habéis usado?

martes, 31 de octubre de 2017

INDONESIA VI: QUÉ VER Y QUÉ HACER EN UBUD

Buenos días a todos!! Qué tal se prepara Halloween/ Todos los Santos? ¿Lo celebráis?

Bueno, pues poco a poco nos vamos acercando al final del viaje. Un par de días nos quedamos en Ubud, uno de ellos al completo y otro por la mañana temprano fuimos a bucear a Tulamben, pero acerca de esto haré otra entrada en otro momento.


Ubud es una pequeña ciudad balinesa de unos 30.000 habitantes que es uno de los principales centros turísticos de la isla. Rodeada de arrozales y selva, está repleta de tiendas de artesanía, souvenires y ropa. Aunque es un turismo diferente del que se encuentra en Kuta, al Sur de la isla (y que podríamos decir que es el Salou de Bali, donde la gente va a hacer surf, tumbarse en la playa, emborracharse y salir de farra), no se puede negar que está repleta de turistas, lo que hace que su encanto se diluya un poco. Está lleno de hoteles, algunos dentro de la ciudad, pero la mayoría a las afueras, como el nuestro, en un entorno idílico y a poco más de quince minutos andando (hay servicio de transfer al centro del pueblo, pero hay que aprovechar la oportunidad de dar un paseo en ese entorno).



Si algo nos llama la atención en Ubud a los turistas son las ofrendas que preparan dejando monedas, comida, flores e incienso en pequeños cestos hechos con hojas que ocupaban todos los espacios disponibles. De hecho, en Ubud es difícil caminar por las aceras sin llevarte por delante una de estas ofrendas. están por todas partes, frente a todas las tiendas, en los rincones y altarcillos que sacan por cualquier esquina. Impresionante la religiosidad de esta gente. Hasta los coches llevan ofrendas en el salpicadero.


Ubud tiene una calle principal donde están todas las tiendas y dos calles que la cruzan, básicamente. Hay multitud de bares y restaurantes donde comer, cenar, tomarse un batido de frutas (un tesoro nacional, de verdad, no podéis perderos sus Lassies, como los llaman)


El principal punto turístico de Ubud, a parte de las tiendas, es el Monkey Forest, un santuario-reserva natural habitada por monos dentro del cual hay numerosos templos y un cementerio vigilados por los cerca de cuatrocientos monos que viven aquí, y que son los amos y señores del bosque.


Hay una serie de normas básicas que hay que seguir cuando entras al bosque de los monos: No vayas con mochilas que son muy curiosos (y saben que las mochilas suelen guardar alimentos). No lleves las gafas de sol en la cabeza porque son unos manguis y puedes entrar con ellas y salir sin ellas. 



No se les puede dar de comer. Justo bajo estos carteles hay gente vendiendo plátanos para los bichines, así que en realidad, puedes hacer lo que te dé la gana ;). Pero mi consejo es que, si les vas a alimentar, no juegues con la comida, O se la das de golpe, o no la saques del bolso, si no puedes acabar como una turista que vimos que no quería darle el plátano que llevaba en la mano y casi acaba desnuda porque el mono tiraba de su falda con más fuerza de la que puedes imaginar que tienen.




No juegues con ellos. Son animales territoriales por mucho que los veas tan pacíficos, y si por lo que sea, jugando contigo se molestan por algo puedes llevarte un buen bocado. Y si te muerden pueden amargarte las vacaciones, porque tienen que ponerte la vacuna antirrábica que son varias dosis, si no coincide que estés todos esos días en Ubud te tocará ir buscando por el mundo un dispensario donde la tengan y donde puedan administrártela. A nosotros no nos pasó, pero sí, es relativamente habitual que muerdan. Lo que quiero decir es que no son juguetes, y son animales bastante agresivos a pesar de lo que pueda parecer (nos explicaron que el bosque se lo reparten como dos "bandas", el río es terreno neutral pero si el agua escasea, o se enfrentan por otras causas, hay unas batallas campales impresionantes, con monos heridos y muertos). En Europa estamos acostumbrados a una naturaleza amable y a nuestro servicio, pero en Asia , como ocurre en África, te haces consciente de que esto no es así, y que hay que tener ciertas precauciones.



El bosque posee una atmósfera onírica y especial, y pasarás fácilmente un par de horas aquí. Abren de 8 a 18:00 y la entrada son 20.000 IDR. Si vas a media tarde, a la salida es el momento ideal para ir a uno de los numerosos Spa que hay en la ciudad y disfrutar de su Mandi Lulur o Tratamiento Real Javanés: Casi dos horas en las que te hacen una exfoliación corporal con hierbas tradicionales, masaje corporal y baño de flores. El precio ronda los 200.000 rupias (unos 12€ y medio) y merece la pena. Yo fui a Venezia Spa, en la misma calle que el Monkey Forest, pero hay miles y todos deben ser parecidos. Recomiendo reservar, yo lo hice por internet desde España.


Y una vez salgas de allí relajada y suave, a cenar. Tras una búsqueda exhaustiva por foros y blogs fuimos a cenar al Café Lotus, probablemente el restaurante más famoso de Ubud. Es precioso, con un lago interior y un templo en mitad del lago.

 Vale, perdonad el momento postureo pero el ambiente era para foto divina ¿Sí o no?



La comida está bastante buena, aunque también es cierto que es mucho más cara de lo aceptable en Indonesia. Es decir, totalmente enfocado a los turistas, aunque para una noche, creo que merece la pena ir. Para el resto de comidas, alrededor del Lotus hay varios restaurantes que no están mal, pero si queréis vivir el Bali auténtico, adentraros en las callejuelas de los alrededores y sentaros en Warrung típico, en los que te tienes que descalzar y sentarte en el suelo sobre esterillas y pedir casi a la aventura porque no entiendes la carta. Tal vez no sea tan seguro higiénicamente hablando como los preparados para turistas (y os aseguro que es MUY mala idea intentar ir al servicio allí), pero la experiencia lo vale.


Otro de los planes que pueden estar bien para una tarde-noche en Ubud es acudir a una representación tradicional. Tienes información en bastantes sitios en la zona del Palacio de Ubud, donde se concentran las representaciones. Son largas y la música es algo estridente y repetitiva para nuestros oídos, pero el colorido y la puesta en escena son muy atractivos. Os recomiendo acudir a uno una vez. 


Y al salir, intentad descubrir pequeño bares con jardín en su interior para disfrutar de la noche balinesa al aire libre. Ubud es, al mismo tiempo, muy turístico y sumamente tradicional, un caos de gente y motos y un remanso de paz. Disfrutad sus contradicciones y enamoraos de esta isla, no la olvidaréis jamás.




sábado, 21 de octubre de 2017

GASTRO: LA JAULA DE GRILLOS, UN REDUCTO PARA CELÍACOS EN ZARAGOZA.

Hola a todos!! ¿Qué tal ha ido la semana? Hoy, saliendo un poco del tema viajes, os quiero hablar de un pequeño restaurante en Zaragoza que, si sois de aquí o vais a pasar de visita, bien merece una parada. Muchos sabéis que soy intolerante al gluten, y si me lee algún intolerante o celíaco, estoy segura de que coincidirá conmigo en que una de las cosas que más echan de menos son las croquetas. Sólo pensar en ellas se me hace la boca agua...

Bueno, pues aquí entra en juego La Jaula de Grillos.


Este pequeño bar-restaurante situado en la Calle Bruil, bocacalle de la Plaza Aragón, es el lugar ideal para reunir a celíacos, intolerantes a la lactosa, veganos y personas sin ningún tipo de intolerancia y que todos disfruten  como enanos. Lo digo en serio, mi chico siempre protesta de que la comida sin gluten se nota y aquí come tan a gusto y además repitiendo lo bueno que está todo.



Tiene una selección de tapas en la barra, croquetas de miles de sabores hechas al momento (las tradicionales de pollo, jamón...y otras más originales tipo queso y membrillo, longaniza, cecina...y todas exquisitas!). Además en una pizarra te marca las tapas recomendadas (la de solomillo y foie es imprescindible). En la carta, pizzas, bocadillos, raciones, huevos rotos y hamburguesas. Y postres espectaculares.


Alba, la dueña, es un encanto y está siempre atenta a todo, mima al cliente muchísimo, te trata genial siempre con una sonrisa en la boca, y si tienes alguna intolerancia se lo dices y te adapta las comidas al momento, a parte de que TODO lo que se sirve allí es sin gluten, por lo que eso no hay ni que avisarlo.


Para mi cumpleaños reuní allí a toda la familia, pedimos raciones (el hummus es de los mejores que he probado, y el guacamole superior), tapas...Y se curró prepararme una súper tarta de Mascarpone y Oreo que de verdad era para llorar de buena. De hecho, todo el mundo salió de alli diciendo que volvería en breve aunque ni ellos ni sus grupos de amigos tienen intolerancias, porque estuvieron genial, les encantó el ambiente, la comida y el trato y salieron muy sorprendidos.


Como tan bien cada vez que voy, que se me olvida echar fotos, así que excepto la de la tapa de solomillo y foie, he tenido que coger las de su Facebook para ilustrar esta entrada ;)

Además están en constante movimiento: Hacen noches temáticas (estuve en la mejicana y entre burritos, fajitas y tacos salí redonda), catas y maridajes de vinos, conciertos, karaokes..hasta exposiciones de pintura. Si queréis estar al día, seguidlos en facebook para no perderos nada.

Bueno, que parece que me llevo comisión pero no, es que en poco tiempo se ha convertido en uno de mis sitios favoritos para ir de tapeo, vermut, caña post-curro y celebraciones, porque los que tengáis alguna intolerancia sabéis que no es tan fácil poder comer a gusto y que además tus acompañantes "normales" coman también genial. Y cuando esto ocurre y además el trato es tan bueno y ves a gente tan maja luchando por sacar adelante su sueño, lo único que quieres es que les vaya de maravilla y no hagan más que crecer.

Así que ya sabéis, ¡Tod@s a la Jaula de Grillos!

lunes, 16 de octubre de 2017

INDONESIA VII: SEGUIMOS EL TOUR

Buenos días a todos y feliz lunes!! He estado semana y media sin publicar, en parte porque preparar los post sobre Indonesia lleva tiempo (sobre todo seleccionar las fotos para no hacerlo eterno), y en parte porque he hecho una escapada de 6 días a Roma y Nápoles, así que se me acumulan los post de viajes!! Pero no os preocupéis, que no voy a abandonar la temática belleza/ moda, tengo varias entradas en mente que iré alternando. Bien, tras el día que os mostré en las dos entradas anteriores estuvimos un día en Ubud (os hablaré de eso más adelante), y al siguiente volvimos a quedar con Riasa para continuar el tour por la isla de los dioses.

Bien, antes de nada, el día que fuimos a Pura Besakih terminamos parando a la vuelta a Ubud en un pequeño templo llamado Goa Gajah (La cueva del elefante), al que se accede por un pequeño paseo rodeado de vegetación (como todo en Bali) hasta llegar a un templo excavado en la roca, con una entrada preciosa y muy elaborada representando una cabeza de elefante. En su interior se encuentra una estatua de Ganesha (hijo de Shiva, Dios de la inteligencia y la sabiduría), y en el exterior hay dos piscinas naturales. Este templo no fue descubierto hasta 1926 y se encontraron restos de culto hinduísta y budista. A pesar de no ser de los más conocidos por los turistas, tiene un encanto muy especial.



 El día del que vamos a hablar hoy comenzó visitando uno de los templos más bonitos que he visto en mi vida: Pura Ulun Danu Batran. Es uno de los templos más famosos de Bali, y una maravilla para los ojos, con su templo sobre el lago Batran, con las montañas al fondo.


El lago Batran se encuentra en el cráter del volcán Catur, y en sus aguas, casi como si flotase, se construyó en el siglo XVII este precioso templo, dedicado a la Trinidad hindú y a Dewi Danu, la diosa del lago.


Su función era la de procurar agua a la isla, y por ese motivo recibe todavía actualmente la peregrinación de multitud de campesinos que piden agua para su campos.


Si llegas temprano se consigue ver con cierta tranquilidad, aunque en seguida se llena de gente, tanto creyentes como turistas. Merece la pena cada curva de la carretera que hay que tomar para llegar hasta aquí. 1 Meru grande, 4 templos más pequeños y una estupa budista completan un complejo que se considera el segundo más importante de la isla de los mil templos, justo por detrás de Pura Besakih, y que demuestra el talante tolerante y abierto de esta gente, que unifica dos creencias en un solo espacio.


En los templos aledaños había un espectáculo tradicional en el que niñas bailaban mientras un coro de hombres cantaban y tocaban instrumentos.


El baile tradicional balinés es muy vistoso y colorido, y le da mucha importancia a los gestos de las manos, posición de la cabeza y piernas, incluso la dirección en que se mueven los ojos está estudiada al milímetro para contar la historia.


Las telas, maquillajes, tocados y peinados son realmente espectaculares. Es un poco difícil de entender para el gusto occidental, pues la música suena totalmente distinta (repetitiva y con una extraña discordancia) y el baile se trata más de una sucesión de posiciones y posturas que en coordinar movimientos fluidos.


Tras ver el espectáculo un rato, decidimos que ya teníamos suficiente y continuamos nuestro camino hacia la siguiente parada: La Catarata Nung Nung. Riasa nos recomendó ver estas en lugar de otras llamadas Git Git ya que aquellas están más llenas de turistas. No obstante, desengañaos, en Bali no hay ni un único sitio donde os encontréis, solos, sin turistas (excepto la cueva del elefante, donde no había ni un alma). El caso es que para llegar a esta cascada había que bajar como millones de escaleras de madera por entre la vegetación hasta que el rumor del agua te indica que vas llegando. Una vez allí, la vista es espectacular (me doy cuenta que esta palabra la repito mucho hablando de Indonesia).


Es cierto que casi no había gente, así que pudimos incluso ponernos el bikini o bañador y darnos un chapuzón, a pesar del fresquito que hacía por ser una zona sombría. Tras descansar un rato y disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor, vuelta a subir las escaleras.


Continuamos nuestro camino. Tocaban arrozales de nuevo, pero antes paramos en otra zona con unas vistas maravillosas, Los Lagos Gemelos, Buyan y Tamblingan. Hay que ascender por la carretera hasta un mirador, y, entre la bruma y el fresco que hace por la altitud, se abre la vista a estos lagos que nacen el uno junto al otro y que te dejan sin aliento.


Comimos allí, disfrutando de las vistas, y más tarde avanzamos para ver otra de las estampas típicas de la isla: Los Arrozales de Jatiluwih. Al contrario de los que vimos el primer día, estos tienen una extensión tremenda, y las terrazas se extienden casi hasta donde alcanza la vista llenando todo de verde y agua.



Allí, previo pago (como todo en Bali) pudimos acceder a los arrozales para dar un paseo por entre sus campos y hacer preciosas fotos con las que recordar el viaje mas adelante.




Tras un pequeño percance en el que uno de mis compis acabó con su móvil en uno de los canales de riego (más vale que pudo recuperarlo en una de las pequeñas presas, aunque no se pudo salvar), seguimos el viaje hacia nuestra útima parada. Ver el atardecer en Pura Tanah Lot. La puesta de sol en este templo es una de las cosas que hace todo el mundo, y como está en la costa, al final de un camino, y se forman filas kilométricas yo quería evitar ir a esas horas. Sin embargo Riasa nos aseguró que si llegábamos un poco temprano no nos demoraríamos mucho y le hicimos caso. ¡Qué gran idea! Aunque lentos, no tuvimos retenciones, y llegamos con tiempo de sobra. Riasa se quedó aparcando el coche entre los cientos que había mientras nosotros nos adelantamos para disfruta del entorno.


Aquí ocurre de nuevo lo que en muchos sitios de Bali. Está tomado por hordas de turistas que hacen que el sitio pierda parte de su encanto. Y te gustaría que no hubiera nadie, sin darte cuenta de que tú formas igualmente parte de esa horda. En fin. No obstante, el lugar es tan bonito y tan evocador que se te olvida pronto el circo que hay montado a su alrededor.


Se encuentra situado en un islote a 100 metros de la costa, en el extremo sudoeste de la isla, y está consagrado a los espíritus guardianes del mar desde le siglo XVI en que un sacerdote lo construyó en lo alto del peñón, con una escalera tallada en la roca como acceso. Con la marea alta el templo queda aislado de tierra, y sólo con la marea baja es accesible a pie. No obstante, como la mayoría de los templos balineses, no se puede visitar el anterior. Lo que sí se puede, al atardecer con marea baja, es acercarse a una gruta bajo la roca en que unos monjes te imparten una bendición. 



Y finalmente, pudimos ver la puesta de sol en Tanah Lot.


Y con esta imagen me despido por hoy. Espero que no se os haya hecho muy pesado, y que hayáis disfrutado de nuestra ruta. En el próximo post os hablaré de Ubud, y de la inmersión que hicimos para ver los restos de un pecio en la zona este de la isla. ¡Feliz semana!